Noticias
Ex Alumno se prepara para su Doctorado en Viola
Por
Nicolas Curi F.
Publicado:
7 Agosto 2017, 8:59
Leido 1305 veces
Sergio Muñoz Leiva de visita en nuestro colegio, a un mes de comenzar su doctorado en USA
Cerca de 8 años fuera de Chile lleva Sergio Muñoz Leiva, artista dedicado a la música por voluntad y esfuerzo. Por estos días, se encuentra junto a su familia a la espera de iniciar la etapa culmine de su grado académico. Aprovechó de visitar nuestro colegio para compartir con algunos profesores y organizar un concierto, el cual ya fue fijado, durante este mes de agosto. Conversamos sobre su determinación, trabajo, intereses y sueños. Aquí un compendio del encuentro.
La primera vez que Sergio (25) hizo conscientes sus ganas por entregarse a la música fue cursando 1° medio. Hace unos meses venía tocando en la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana de la Fundación de Orquestas Juveniles, actividad realizada en paralelo a sus clases en el colegio.

El 2005, se vivió en Santiago el 6° Encuentro Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles, - y la recién formada-, orquesta del IAE fue invitada a participar. Sergio tocaba viola. Atendía clases de guitarra y violín, pero debido a sus condiciones, el profesor Joel Tapia le designó el instrumento que a la larga sería su insignia.  

“Fue la primera vez que estuve con maderas, bronces y percusión. Había muchas orquestas. El concierto final fueron más de 1.000 músicos en escena, en la Estación Mapocho. Recuerdo que ese episodio quedó en mí. Cuando se acabó, sentí un vacío y justo allí me entero de la OSEM, la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana”, comenta. 

Sergio postula y consigue un puesto. Fue recibido por Penelope Knuth, profesora de viola, nacida en Estados Unidos, la primera persona con quien mantuvo clases particulares dedicadas exclusivamente al estudio del instrumento. En 2° básico, Sergio tuvo el primer acercamiento a la música aprendiendo a tocar guitarra, luego en 5°, lo hizo al violín, hasta que el 2004 se formó la orquesta del IAE y continuó con la viola.

Esfuerzo y claridad

Para Sergio, las estructuras de la semana y los ritmos de cada día eran muy diferentes a los de sus compañeros. Los ensayos y conciertos ocupaban gran parte de su tiempo, sin embargo aún se podían añadir más horas de práctica y profundización. Fue entonces que sugerido por Penelope Knuth decide postular al Instituto de Música de la Universidad Católica, lugar donde ella también impartía clases. Sergio recuerda un episodio -estando en la OSEM- que impulsó dicha postulación: 

“Un grupo de amigos me invitó a tocar el "Quinteto de Clarinete de Mozart". Ensayamos en el Conservatorio de la Chile. Ellos eran universitarios. Cuando entré por primera vez a ese lugar fue como (…) escuchar música por todas partes, ver las salas con pizarras con pentagramas, ejercicios, gente tocando., Me dije: esta es mi vida. Ahí fue un quiebre. Eso quería hacer y además se estaba transformando en real”, relata.
 
De allí todo fue en alza. Seguía cursando sus clases normales en nuestro colegio, aunque los últimos años se le hicieron algo tediosos porque su concentración estaba alineada a un sentimiento que proponía ajustar completamente el camino, que hasta ese minuto, Sergio seguía. De la mano de Penelope, surge la idea de formarse en un lugar donde su potencial pudiese ser desarrollado en extenso. Estando en Santiago gastaba muchas horas en traslados y además pasaba gran parte del tiempo en el colegio, y aunque siempre fue muy importante en su formación, éste ya constituía una dimensión profesional con la que Sergio se desvinculaba poco a poco.  

Un verano de lujo

Llegó a cuarto 4° medio Medio y Penelope Knuth, su profesora en la Católica, le contó sobre una institución llamada “Interlochen Center for the Arts”, en Estados Unidos, la cual funciona durante el año escolar como un internado de artes donde jóvenes artistas pueden aprender sus asignaturas escolares tradicionales y a la vez desarrollarse en las habilidades y conocimientos específicos de su área artística. Penelope, lo invitó a barajar la opción de continuar sus estudios en un lugar así, ya que allí podría enfocarse aún más en la  profesión artística.  

Contó a su familia las primeras intenciones de viajar, y, pese a siempre ser apoyado en todas las áreas del desarrollo musical (económico, logístico, emocional), no consiguió el permiso para ingresar al internado de artes en la escuela norteamericana. Sin embargo, sí viajó. Asistió durante 2 meses a un campamento musical –festival de verano- organizado por la misma institución. Costaba dinero, pero gracias a la música, en Chile Sergio no pagó nunca una clase particular de viola, siempre obtuvo becas y patrocinios, hecho que afirmó sus oportunidades de asistir.

“Me fui al campamento. Ahí empecé a investigar qué hacer para inscribirme en el internado. Mis padres me habían dicho que no, irse tan joven de la casa no estaba en nuestra cultura. Postulé igual, en secreto, al Internado. Tuve la audición y el profesor me aceptó. Cuando volví, les dije a mis papás que estaba aceptado y no me pudieron decir nada. Lo demás fue llenar papeles, carta tras carta, escribir ensayos, recomendaciones. Nos pusimos en campaña y se logró”

Conversando con sus profesores, Sergio decide cerrar el 4°Medio ya que cumplía con dos tercios del año. En septiembre del 2009, comenzó su último curso en el internado. Ahora posee dos diplomas de enseñanza secundaria. “Interlochen fue una de mis mejores experiencias, comencé a ser yo mismo, a estrechar relaciones afectivas y profundas, desarrollé más mis habilidades sociales, fue el mejor año de mi vida, donde incluso conocí a los que hoy son mis mejores amigos”, comenta. 

Coincidencias

En el sistema de postulación universitaria estadounidense las postulaciones se realizan durante el último año de la enseñanza media, no después de graduarse como en Chile, por lo que Sergio tuvo que delinear sus planes a las pocas semanas de llegar al Internado. Claro estaba que estudiaría viola en Estados Unidos, pero ¿dónde específicamente?, ¿con quién?. Fue incluso antes de recibir la carta de aceptación oficial, durante una espera ansiosa, que estudiar en el New England Conservatory comenzó a transformarse en una realidad. Fue allí donde conoció a una gran maestra. 

Institución ubicada en Boston, goza de ser la escuela independiente de música más antigua del país, además de ser destacada por su brillante música de cámara. “Intuitivamente sabía que quería seguir estudiando en Estados Unidos, pero nunca tuve una idea clara y concreta de cómo iba a ser. Postulé a varios conservatorios. Un día voy a la biblioteca, semanas después de las audiciones, reviso mi correo y tenía un mensaje de Kim Kashkashian diciéndome: Te invito a mi cátedra, aquí está mi teléfono, llámame cuando quieras”. 

Para quienes no conocemos de viola y la música clásica, Kim Kashkashian es hoy por hoy -y en palabras del mismo Sergio- la reina del instrumento. Mujer, hija de padres armenios, nacida en Estados Unidos, tiene actualmente 61 años y está muy lejos de representarlos. Ganadora de un Grammy el año 2013 por el Mejor Solo Clásico para un Instrumento con la interpretación de “Kurtág/Ligeti: Music for Viola”, ha grabado más de 30 discos y sus aportes a la música contemporánea han sido únicos y permanentes.  

“Imagina que cuando comencé a  estudiar con Penelope Knuth, ella tenía un cuadro enmarcado de Kim, crecí escuchando las grabaciones de Kim. Cuando recibí ese correo, no  lo podía creer”, relata. Fueron 3 duros años estudiando junto a su nueva profesora, tres años en que el vínculo se profundizó, luego de caídas, desaciertos y mucho trabajo. “Ella era muy exigente, a todos sus alumnos los medía con estándares muy altos. Estudiar con Kim me ayudó. Muchas de sus enseñanzas las comprendí al tiempo. Se dice de Kim que es de aquellas personas que te quiebra,  te desarma completamente para armarte de nuevo ”, cuenta.

Luego de terminar su Licenciatura en el conservatorio, continuó realizando un magister en la Eastman School of Music de la Universidad de Rochester, en Rochester, New York. De septiembre del 2014 a mayo del 2016 trabajó junto a Carol Rodland en su magister. Sin embargo, luego de todas esas etapas, arribó a la cúspide del ámbito académico musical.

Luego de tomar un año sábatico, fue aceptado para cursar un Doctorado de Artes Musicales en Viola en "Julliard School”, en New York, uno de las más prestigiosos conservatorios de arte del mundo. Fueron muchas  audiciones, entrevistas y pruebas las que debió sortear antes de ser escogido, pero afortunadamente fue aceptado. 

La semilla fugaz

En su corto paso por Chile, Sergio aprovecha de estar con su familia y visitar a algunos amigos. Sin embargo este año se acercó a nuestro colegio para  compartir su experiencia y su trabajo en la comunidad que lo vio crecer en sus inicios.

Sergio ya ha visitado a diversos cursos de las secciones Básica, Media Inicial y Media Superior durante la clase de Inglés compartiendo su experiencia como estudiante en Estados Unidos y motivando a los alumnos a aprender este idioma que, en sus palabras, ”abre muchas puertas”. También Sergio se reunirá con Segundos y Cuartos Medios para presentar charlas vocacionales en torno al área artística y el quiebre de paradigma que significó su decisión de ser músico como ex alumno de nuestro colegio. El viernes 11 de agosto a las 14:30 horas, en el Salón Azul, Sergio realizará una clase magistral para alumnos de los talleres de música.

 La visita de Sergio finalizará con un concierto en la Capilla central el viernes 18 de agosto a las 19:30 horas. El programa incluye obras de Johann Sebastian Bach, Paul Hindemith y Esteban Vargas, también ex alumno del Instituto de la misma generación que Sergio (2009). Las entradas tienen un valor de $5.000 y pueden adquirirse en el Hall del colegio con la Sra. Sandra Villanueva, en portería de la Sección Inicial con la Sra. Cecilia Alegría, o con los profesores Agnes Avilés y Joel Tapia.

Los sueños de Sergio  están proyectados en la pedagogía musical, pero siempre desde el concepto del “artista docente”, es decir que además de enseñar teóricamente también lo hacen con el ejemplo, manteniéndose activo como intérprete.

La visión es clara. “A largo plazo mi sueño es crear una institución en Chile que se dedique a la enseñanza de la música de cámara para niños niñas y jóvenes. La música de cámara es música que se interpreta con ensambles pequeños, tríos, cuartetos, quintetos, en que cada parte es tocada por una persona, a diferencia de una orquesta donde la sección de cuerdas, tiene 10 ó 12 personas tocando la parte de tal y tal instrumento. En cámara es uno por uno. Es  como una conversación.” 
 
La idea es que todos tengan la experiencia de hacer música y desarrollar valores transversales, sin importar si luego se convierten o no en músicos profesionales. La idea es generar valores de respeto, humildad, trabajo en equipo, tolerancia, apoyo, valores que son necesarios en la vida cívica que llevamos en  sociedad. “Eso viene un poco del lema de Marcelino, buenos cristianos y virtuosos ciudadanos. De ahí lo saqué”.

¿Qué le dirías a alguien que estuvo como tú en el colegio, con una intención o visión hacia las artes?


No sé quién dijo esto, pero en las artes el 10% es talento y el 90% es sudor y trabajo. Hay muchos casos de personas con talento que no trabajan, no tienen buenos resultados. Más importante que el talento es el trabajo. Beethoven escribió en su último cuarteto de cuerdas: “Es muss sein”, que en alemán significa ‘tiene que ser’… Cuando encuentres algo que te mueva profundamente y sea una verdad que no puedas callar… y sea lo que verdaderamente tú sientes, eso es.Tiene que ser, tiene que ocurrir y va a ocurrir. Si eso es y te hace feliz, vas a encontrar los medios para que resulte, pero tiene que ser de corazón”.

Pueden visitar la página de Sergio: 

https://www.sergiomunozviolist.com/






Galería
Noticias Relacionadas
¡Viva el Arte en nuestra educación!
Publicado: 17 Mayo 2017 / 649 Lecturas
"Día del Libro"
Publicado: 3 Mayo 2017 / 1759 Lecturas
Inauguración año escolar 2017: "Un nuevo La Valla"
Publicado: 1 Marzo 2017 / 2954 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile